Nuestro motor

La incertidumbre, el cuestionamiento incesante de los hechos y las cosas. Saludamos los mitos y decires como reflejo y fuente de creatividad, pero en intermús son objeto de profunda cuestión cuando en ellos se fundan numerosos determinismos que intimidan la curiosidad y minan la confianza en el desarrollo artístico de la mayoría: La educación musical y, en consecuencia, el quehacer después de los procesos convencionales están poblados de mitos. Proponemos, pues, una aproximación al desarrollo del “homomusicus” que hay en cada quien como expresión inalienable de su subjetividad: si experto, si ciudadano de vanguardia… Nos interesa promover estas dos aproximaciones que serán propias de una sociedad proyectada en respuesta a la visualización de la fisura entre la concepción economicista de la educación y el desarrollo ecológico del ser humano.